La Fed eleva los tipos de interés hasta el 1,25% y apunta a una subida más este año

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha anunciado un nuevo incremento de las tasas que deja el precio del dinero entre el 1% el 1,25%, tal y como esperaba el mercado.
El equipo que dirige Janet Yellen considera que la economía americana es lo suficientemente fuerte como para afrontar una nueva subida, la segunda en lo que va de año y la cuarta desde diciembre de 2015, cuando la Fed quiso dar carpetazo a la crisis y anunció el primer incremento de las tasas en casi una década.

La decisión es ha tomado por unanimidad con la excepción del gobernador Neel Kashkari, que hubiera preferido esperar. Las previsiones de la Fed apuntan, además, a una nueva subida antes de que acabe 2017.
Aunque el precio del dinero sigue históricamente bajo en la mayor economía del mundo, la política monetaria americana ha consolidado una tendencia al alza que desmarca a Estados Unidos de otros grandes bancos centrales, como el europeo.
Los planes de Yellen pasan por otro incremento más antes de que acabe el año. Según sus proyecciones sobre la evolución del país recién actualizadas, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 2,2% este ejercicio, ligeramente por encima de las previsiones de marzo, y un 2,1% el que viene. La tasa de desempleo se ha calculado en el 4,3% en 2917 y en el 4,2% un año más tarde, frente al 4,5% que se estimó hace tres meses.
Por su parte, la inflación se prevé en el 1,6% este año, menos que el 1,9% que se estimó en marzo y más lejos del objetivo del 2% que persigue la Fed.
Pese a todo, aún hay incertidumbres en el horizonte. Algunos conservadores creen que la mayoría de ellas se despejarían si el Gobierno que dirige Donald Trump aclarara su política fiscal. El nuevo equipo de La Casa Blanca prepara un programa de incentivos que contempla una fuerte reducción del impuesto de sociedades y nuevos estímulos para la clase media. Sin embargo, aún no está claro que pueda sacarlo adelante, ante los recelos de muchos miembros del partido republicano de que los planes de Trump eleven el déficit fiscal.
La política monetaria que establece Yellen no ha encontrado aún réplica por parte del presidente, por lo que muchos auguran que Trump está satisfecho con las decisiones de una gobernadora designada por Barack Obama.
El mandato de Yellen vence en febrero del año que viene. Aunque se espera su salida, algunos analistas no descartan su permanencia dada la imprevisibilidad del presidente republicano.
Otras dudas sobre la política de subida de tipos tiene que ver con la evolución del gasto de los consumidores, una partida que supone dos tercios del PIB y cuyo crecimiento se ha estancado en los últimos meses.

Comentarios

Entradas populares