lunes, 5 de junio de 2017

El Banco Mundial recorta las previsiones para América Latina

La economía global se recupera. Es el pronóstico que hace el Banco Mundial, que mantiene que la expansión repunte este año al 2,7% gracias a la mejora del comercio y de la confianza junto a la estabilización del valor de las materias primas. Es tres décimas más que en 2016 y subirá al 2,9% el año próximo, para quedarse ahí en 2018. Pero la recuperación, advierte el organismo, sigue siendo frágil.

La misma lectura se hace para América Latina. De una contracción del 1,4% en 2016 y del 0,8% en 2015 volverá a crecer un 0,8% este año gracias a que Brasil y Argentina emergen de la recesión. De ahí volverá a repuntar al 2,1% en 2018 para llegar al 2,5% en 2019. Pero la recuperación es menor de la que se anticipó en enero. La proyección para este año se recorta cuatro décimas y dos la del que viene.
Por países, la economía brasileña crecerá un 0.3% en el ejercicio en curso tras una tasa negativa del 3,6% en 2016. Es dos décimas menos de lo esperado. El que viene se mantiene un 1,8%. Para la argentina la expansión será del 2,7% este año y del 3,2% el que viene, igual a lo que se dijo en enero. Se cita también al hablar de impulso a Chile, que crecerá un 1,8% este año y un 2% el que vine.
México sigue la tendencia inversa. El crecimiento se moderará del 2,3% el año pasado al 1,8% que se proyecta para 2017, aunque volverá a repuntar al 2,2% en 2018 y al 2,5% en 2019. La proyección para este año no se toca. Se recorta en tres décimas para los ejercicios sucesivos por una contracción de la inversión por la incertidumbre sobre la política comercial y de inmigración de Estados Unidos.
El año pasado había cuatro países de la región que están en recesión. Este son dos, Ecuador, con una contracción del 1,3%, y Venezuela, del 7,7%. La República Bolivariana será la única en negativo en 2018, con una recesión del 1,2%. El informe de perspectivas económicas proyecta, sin embargo, una expansión de la economía venezolana del 0,7% en 2019 aunque se debe a que no se degrada más que a una mejor.

El riesgo del proteccionismo

El crecimiento para el conjunto de los países emergentes será del 4,1% en 2017, seis décimas más que el año pasado pero una menos de lo anticipado en el informe publicado en enero. La proyección es que toque el 4,5% en 2018, que se recorta también una décima. El grupo de los BRICS, el que integra las mayores economías (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) lo hará un 5% y un 5,2% respectivamente.
El Banco Mundial identifica como principal riesgo al crecimiento global “las nuevas restricciones al comercio, que pueden descarrilar la recuperación”. El otro temor es que la incertidumbre que rodea a las políticas que se adopten, en concreto en el ámbito monetario. pueda minar la confianza y las inversiones, lo que a su vez puede crear resentimiento en los mercados y provocar turbulencias.
El informe dedica un capítulo a analizar la deuda creciente de los países emergentes y en desarrollo. A final de 2016 empeoró más de diez puntos porcentuales del producto interior bruto en la mitad de los países cuando se toma como referencia el nivel de 2007. A los expertos le preocupa y advierten de que esta tendencia puede ser dañina para si se produce un incremento abrupto en los tipos de interés.
El organismo hace también referencia en los puntos de vulnerabilidad a la baja productividad. Eso puede erosionar las perspectivas a largo plazo del crecimiento. Jim Yong Kim, su presidente, pide por eso que se aproveche este momento para apuntalar las reformas estructurales que permitan atraer la inversión privada para sostener el crecimiento y afrontar retos como el cambio climático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jóvenes italianos emigran por la falta de empleo y oportunidades

El  desempleo  y la falta de oportunidades obligaron a una generación entera de jóvenes italianos a buscar un futuro en el exterior: "E...