‘Big data’, el nuevo combustible del sector del automóvil

En la próxima década, un coche conectado generará más ingresos que diez coches tradicionales. Los datos y la digitalización jugarán un papel fundamental en el crecimiento del sector.

Big data para revolucionar el sector del automóvil. En la próxima década, la digitalización y los datos se convertirán en el principal combustible de un sector que está cambiando a marchas forzadas. Las ventas de vehículos caerán en picado, mientras que los gigantes tecnológicos de Silicon Valley emergerán como los próximos candidatos a liderar el negocio de la automoción. 




Estas son las claves que se desprenden del estudio Global automotive executive survey 2017, elaborado por KPMG, que recoge los resultados de una encuesta realizada a más de 1.000 directivos del sector automovilístico. 

En este informe se señala que en los próximos años el factor clave que prevalecerá en la cadena de valor del negocio automovilístico será la digitalización y, por consiguiente, los datos. En este sentido, los componentes físicos del coche dejarán de tener un papel relevante en la rentabilidad del vehículo, según afirma el 85% de los directivos del sector.

De esta forma, la mayoría de estos directivos consideran que un sólo coche conectado será capaz de generar más ingresos que diez automóviles no conectados. Por tanto, siete de cada diez expertos consideran el hecho de medir la cuota de mercado a través del número de vehículos vendidos dejará de tener sentido. 

¿Qué cambios conllevará la digitalización del sector del automóvil? Para empezar, es muy probable que las ventas de vehículos caigan porque se perderá el concepto de la propiedad. Según el estudio, más del 50% de los que actualmente poseen un coche no tendrán este sentimiento en 2025, una creencia que gana terreno entre los más jóvenes. En cambio, la movilidad compartida y el concepto de MaaS (Mobility as a Service) predominará por encima de la posesión de un vehículo.
 Como consecuencia, las personas viajarán más, pero de una forma más eficiente, lo que reducirá el impacto medioambiental de los vehículos en tránsito, especialmente en las grandes ciudades. En cuanto al uso de los datos, los expertos del sector consideran que será imprescindible que cada coche tenga su propio sistema que, a su vez, esté totalmente personalizado para el cliente. La llamada de Silicon ValleyLa digitalización del sector del automóvil abrirá muchas vías en un futuro, lo que atraerá a todo tipo de compañías tecnológicas.

 Según las previsiones de los encuestados por KPMG, los pesos pesados de Silicon Valley serán los que tendrán más oportunidades para zambullirse en este campo. Algunos de ellos ya han empezado a trazar su camino hacia el coche conectado. Intel, por ejemplo, ha adquirido recientemente la empresa de software Mobileye, y Samsung ha obtenido luz verde para iniciar una prueba piloto de conducción autónoma.

Entonces, ¿qué ocurrirá con los fabricantes tradicionales? El 78% de los directivos consultados por KPMG creen que los coches que salgan de empresas como Google o Samsung habrán pasado previamente por las fábricas de los clásicos del sector para su ensamblaje.


Pese a ello, algunas compañías ya han empezado a mover ficha para no quedarse en el camino. Seat, por ejemplo, ha puesto en marcha un proyecto de movilidad compartida en Barcelona, compitiendo de forma directa con los servicios de Daimler y Peugeot; mientras que Toyota ha anunciado una inversión de 35 millones de dólares en proyectos de inteligencia artificial.

Comentarios

Entradas populares