miércoles, 19 de abril de 2017

¿Por qué el FMI asegura que España crecerá en 2017 más que ningún otro país desarrollado?


Tal vez no haya cambiado todo lo que tenía que cambiar, pero sí hay una cosa clara: en el último lustro, España ha pasado de ser, literalmente, el furgón de cola de las economías industrializadas al pelotón de cabeza. Eso, si se miran las cosas de la forma más negativa posible. Si la lectura es un poco más optimista, resulta que España se ha convertido, y de forma sostenida, en el país desarrollado de gran tamaño cuyo Producto Interior Bruto (PIB) crece más.

Los previsiones que ayer publicó el Fondo Monetario Internacional (FMI) así lo evidencian, ya que ninguna otra potencia económica occidental superará el 2,6% que el organismo presidido por Christine Lagarde estima que avanzará el Producto Interior Bruto (PIB) español. En consecuencia, España seguirá liderando el crecimiento económico mundial, tal y como ha hecho durante los últimos dos años cuando los únicos países industrializados que crecieron más que España tenían menos de 10 millones de habitantes: Nueva Zelanda, Suecia, Israel, Luxemburgo, Irlanda, Islandia, Eslovaquia, y República Checa.
La economía de los otros miembros del club de 39 naciones que el Fondo considera «economías industrializadas» se están comportando mucho peor que la de España. Eso es algo notable, porque en ese grupo hay países que sistemáticamente crecen menos -casi todos los de la Eurozona, y, en especial, Alemania y Holanda, pese a que sus ciudadanos no se gastan el dinero «en copas y en mujeres», como diría Jeroen Dijsselbloem-, pero también están Corea del Sur y Singapur, a los que tradicionalmente se asocia a tasas de crecimiento escandalosas.
El 2,6% de crecimiento previsto para 2017, además, supone un incremento de tres décimas respecto a la anterior proyección del FMI, y supera asimismo el 2,5% que prevé el Gobierno. Sin embargo, este dato parece demasiado cauto, algo que ya reconoció el ministro de Economía, Luis de Guindos, cuando presentó el cuadro macroeconómico, y que las últimas estimaciones se han encargado de evidenciar.
Y es que además del FMI, el Banco de España también prevé un crecimiento por encima de ese 2,5%, y hace unas semanas fijó su previsión en el 2,8%. Más allá, hasta el 3%, la lleva el equipo de estudios económicos de BBVA Research, que ayer presentó su informe Situación España del segundo trimestre del año; y desde el propio Ministerio de Economía se reconoce en privado que el crecimiento final de PIB estará más cerca de ese 3% que del 2,5% oficial.
Estas cifras están sustentadas, en primer lugar, en una demanda interna que sigue siendo «fuerte», según explica el FMI. A ello, BBVA Research añade que se ha producido una aceleración en las exportaciones a pesar del Brexit; que existe una «incipiente aceleración de la actividad del sector inmobiliario»; y constata un crecimiento en la inversión en maquinaria y bienes de equipo, que «parece haber salido de la atonía observada durante la segunda mitad de 2016».

Desde la entidad bancaria, sin embargo, se matiza lo apuntado por el FMI en materia de consumo interno ya que considera que la contribución de las familias es algo menos que al cierre de 2016. Esto se debe, añade, a que existe cierto «agotamiento de la demanda embalsada durante el periodo anterior a la crisis». Asimismo, «el control del gasto de las administraciones públicas» es otro factor que BBVA Research señala como negativo para la marcha de la economía.
Pero, en cualquier caso, en lo que todos coinciden es que España sigue creciendo con fuerza en este 2017, por encima incluso del ritmo en el que cerró 2016. Esto es algo que ya expuso la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) al cierre del pasado trimestre, periodo en el que crecimiento varió entre el 0,7% y el 0,8%, según la fuente a la que se recurra.
Para el año que viene, en cambio, el consenso se deshace. Según el FMI, la desaceleración se acentuará y el crecimiento será del 2,1%. Banco de España, por su parte, apunta el 2,3%, y BBVA Research mantiene el ritmo de crecimiento en el 2,7%. Evidentemente, todavía es pronto para saber con seguridad cuál será el comportamiento de la economía al cierre de 2018 e, incluso, también lo es para asegurar lo que ocurrirá a cierre de este ejercicio. Pero lo que los últimos años y previsiones sí han evidenciado es que el FMI lleva varios ejercicios (también éste) preconizando un frenazo que nunca llega, mientras que los organismos privados han sido más positivos hasta el punto de que, en algunas ocasiones, se han desviado al alza.
En cuanto a la evolución económica del resto de países desarrollados, destaca que el Fondo ha elevado en medio punto su previsión de crecimiento de PIB para Reino Unido. «El crecimiento también conservó el vigor en el Reino Unido, donde el gasto no cedió aun después del referendo de junio de 2016 a favor de abandonar la Unión Europea», explica el Fondo, que de esta manera resta importancia al efecto del Brexit y, al mismo tiempo, reconoce que su interpretación de este proceso fue erróneo.
En cuanto a EEUU, el Fondo mantiene que la primera potencia económica mundial crecerá un 2,3% pero advierte de que el recorte de impuestos y otros estímulos que prometió Donald Trump podrían ampliar el déficit fiscal y alimentar la inflación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jóvenes italianos emigran por la falta de empleo y oportunidades

El  desempleo  y la falta de oportunidades obligaron a una generación entera de jóvenes italianos a buscar un futuro en el exterior: "E...