El ‘caldo de incertidumbres’ de Trump pone en alerta a los fondos de cobertura

febrero 17, 2017 0 Comments

La euforia inicial de Wall Street respecto de la elección de Donald Trump está dando paso a una reticencia y, en algunos casos, a pura hostilidad.

Los multimillonarios gestores de fondos de cobertura y los corredores intradía inicialmente festejaron la sorpresiva victoria de Trump, lo cual impulsó los índices bursátiles estadounidenses a sus niveles más altos de la historia sobre la esperanza de un aumento en los gastos del gobierno, recortes de impuestos y menores regulaciones.
Sin embargo, estas políticas económicas y tributarias que favorecerían a Wall Street están quedando en segundo plano en comparación con las polarizantes medidas de Trump sobre la inmigración y su predilección por interacciones desmedidas con otros países y potenciales aliados en el Congreso.

En respuesta, algunos de los corredores más seguidos por el mercado están advirtiendo en cartas a sus adinerados inversionistas que no todo es color de rosa.
Paul Singer, fundador de Elliott Management Corp., advirtió sobre el riesgo de una “profunda complacencia subyacente” respecto del mercado bursátil estadounidense, que continúa subiendo a niveles récord. Seth Klarman, de Baupost Group, conocido por sus sermones sobre la inversión de valor, advirtió que “la explotación cínica de las noticias falsas es una nueva amenaza ante la cual todos debemos mantenernos vigilantes”.
Howard Fischer, un veterano de 30 años en fondos de cobertura, actualmente en Basso Capital Management, resumió el mundo inversionista como “un caldo de incertidumbres”. También condensa su opinión de las primeras semanas de Trump con esta frase: “Vertiginosas, alarmantes y sorprendentes”.
En una entrevista, agregó otro adjetivo: “desorientadoras”.
“Tengo que divorciar lo que siento personalmente de la forma en la que transo e invierto”, dijo. “Podría decir que es un conflicto interno”.
Muchos fondos de cobertura se están aprovisionando de dinero y protegiendo sus portafolios de los riesgos de un futuro incierto.
Por ejemplo, Paul Tudor Jones, gestor de fondos de cobertura y uno de los principales corredores macroeconómicos del mundo, se está alejando de las transacciones en ciertas divisas, incluyendo el peso mexicano, en parte debido a que cree que la imprevisibilidad de Trump puede conducir a oscilaciones severas del mercado, según fuentes cercanas a la firma. Tudor ha creado alertas por email para que envíen mensajes a sus corredores inmediatamente después de que Trump escriba en Twitter, dijeron las fuentes.
Su principal fondo registró un ligero descenso en enero. El peso ha tenido un comportamiento volátil este año.
Keith Meister, otrora lugarteniente de Carl Icahn —elegido por Trump como su asesor especial—, dice que ahora tiene “un grado saludable de escepticismo en torno a la facilidad con la que los planes del gobierno de Trump podrían volverse realidad y las probabilidades de una gran aceleración de la economía”, según una carta enviada a los inversionistas en febrero y a la que tuvo acceso The Wall Street Journal.
El fondo de cobertura de Meister, Corvex Management, redujo sus participaciones en empresas difíciles de vender, incluyendo el operador de oleoductos Williams Cos., e incrementó sus apuestas contra empresas multinacionales de fertilizantes como Mosaic Co. El gestor tiene la mirada puesta en “malentendidos que serán inevitables” a causa de las políticas comerciales de Trump, según indica la carta.
Los escépticos en los fondos de cobertura no están solos en su dilema acerca de cómo invertir en la era de Trump.
“Uno ve nuevos récords día tras día, una trayectoria con una volatilidad muy baja y mediciones de valuación que meten miedo. Uno se aterra cuando compra y cuando vende”, dice David Kotok, director de inversiones de Cumberland Advisors, en Sarasota, Florida. El gestor tenía 20% o más en efectivo en algunas cuentas en las últimas semanas, buena parte del cual invirtió posteriormente.
Un número relativamente reducido de inversionistas prominentes respaldó abiertamente la candidatura de Trump y muchos, incluido Meister, han reconocido que les sorprendió su victoria.
Esta no es la primera vez en los últimos años que los gestores de fondos de cobertura, entre otros, han advertido de los problemas que se avecinan, para luego tener que tratar de subirse al tren alcista del mercado. Muchos gestores de dinero tienen un incentivo para hacer pronósticos pesimistas, ya que son promocionados como una protección de portafolio en un mercado a la baja.
Por ahora, la elección de Trump ha sido el maná que los fondos de cobertura necesitaban con desesperación, tras una floja racha. El fondo de cobertura promedio ganó 3% durante los últimos tres meses, según HFR. El S&P 500 ha subido 4% este año.
Aquellos que reaccionaron demasiado rápido al efecto aparente de las medidas de Trump han sido tomados por sorpresa últimamente. En las semanas posteriores a la elección, la mezcla entre ataques y alabanzas de Trump a compañías tan diversas como Lockheed Martin Corp.Rexnord Corp. y Ford Motor Co., hicieron fluctuar sus acciones, dependiendo del tono de sus comentarios.
Sin embargo, después que el miércoles pasado Trump criticó a Nordstrom Inc. por descontinuar la marca de moda de su hija, las acciones del minorista de lujo subieron 4% durante el día, destacándose en una sesión en que, en general, el mercado no avanzó mucho.
“Creo que el mercado se está volviendo inmune a ello”, dice Erik Davidson, director de inversiones de Wells Fargo Private Bank, en referencia a los tuits de Trump.
Aun así, algunos inversionistas influyentes, usualmente contentos con mantener un bajo perfil, se han pronunciado abiertamente contra Trump y el impacto de sus políticas.
Baupost, de Klarman, tiene cerca de US$10.000 millones, o un tercio de su cartera, en efectivo, dijeron dos fuentes cercanas a la firma, mientras espera a ver qué sucederá. “Si las cosas empeoran, podríamos encontrarnos en el inicio de un largo declive de la hegemonía del dólar, un rápido aumento en las tasas de interés y la inflación, y una angustia global sobre la estabilidad y la sabiduría del liderazgo estadounidense”, escribió Klarman.
Fuente: AQUÍ>

Deybi Morales

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard. Google

0 comentarios: