La concentración bancaria, un grave riesgo para la economía

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, lo ha dejado muy claro: en España hay una excesiva concentración bancaria que se ha radicalizado desde el año 2008 con la crisis de la burbuja inmobiliaria. El 72% del mercado está en manos de sólo cinco bancos.
La concentración bancaria en España viene de lejos. En los años 80, había en España siet grandes bancos: Bilbao, Vizcaya, Popular, Central, Hispano, Banesto y Santander, que no era precisamente el más grande de todos ellos. De esos, siete, cinco, Santander, Banesto, Central, Hispano y Popular forman hoy el grupo Banco Santander.
Esa concentración bancaria se aceleró con la crisis de la burbuja inmobiliara de 2008. muchas cajas intervenidas han acabado en manos de bancos como BBVA, Caixabank o Sabadell.
En España, señala Gorigolzarri, “se ha producido una concentración bancaria muy fuerte desde 2008”, pero el mismo “no contempla” que el sistema bancario español tenga menos de cuatro o cinco grandes bancos “por razones de concentración de riesgo y alternativa de financiación”. La cuota de las cinco mayores entidades por volumen de activos es ahora del 72%, frente al 42% de 2008, “una tasa muy superior” al resto de la mayoría de los países europeos.
Ante esa alta concentración, Jose Ignacio Gorigolzarri hace un llamamiento a la reflexión sobre cómo se financia la economía”. “En la Unión Europea los créditos están muy bancarizados, más que en Estados Unidos por ejemplo, y en España todavía más que en Europa. Cambiar este modelo exige mucho tiempo y estas características influyen en el tejido industrial, que se compone sobre todo de pequeñas pymes dispersas geográficamente. Una estructura por debajo de cuatro o cinco bancos no lo veo para España por razones de financiación de la economía”.

Bancarización de la economía

Es decir, que la economía española se encuentra en manos de muy pocas entidades que con sus decisiones, abrir o no el grifo del crédito, pueden contribuir al crecimiento económico o a estrangularlo, como ha sucedido estos años atraś de crisis en los que cientos de miles de empresas se han visto abocadas al cierre por problemas de falta de liquidez al no disponer de financiación bancaria.
Goirigolzarri, que hizo esta reflexión  en el seminario ‘La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?’, patrocinado por el BBVA y organizado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), apunta de este modo al problema que supondría que Bankia, u otra entidad del grupo de cabeza,  -Santander, BBVA, CaixaBank y el Sabadell-, sea comprado por uno de los grandes alcanzando así una posición dominante en el mercado.
No es la primera vez que los expertos advierten sobre el peligro de la bancarización de la economía. No son pocos los que creen que con la concentración actual ya se encarece y se restringe el crédito a las pymes, que, al mismo tiempo tienen muy pocas oportunidades para emitir deuda, como las grandes compañías, algo que podría ser aún peor y llegar a un situación límite si se avanza en esa línea, tal y como sugiere el BCE para que la banca resuelva sus problemas de rentabilidad a costa del resto de los ciudadanos.
Goirigolzarri asegura que los cinco mayores bancos españoles tienen una cuota de activos y créditos en torno al 72%, mientras que en países europeos de nuestro entorno se sitúa en el 30% de Alemania o el 46% de Francia y en la zona euro se encuentra en el 48%, 24 puntos por debajo de España.
Goirgolzarri no es partidario de concentraciones entre los grandes bancos, pero sí entre los pequeñas entidades.  “Cuando uno mira al futuro, las obligaciones de emisión del MREL” (los activos que un banco debe emitir para reforzar su solvencia) “significan procesos de concentración de entidades pequeñas, porque se exige emitir esos títulos que son difíciles de colocar en inversores institucionales si no tienes una referencia”, ha apuntado.

Goirigiolzarri, con Bankia en plena fusión con BMN, afirma, al mismo tiempo, que aunque el número de bancos baja, “no significa que hay menos competencia porque la que existe ahora es extraordinaria”, lo que ocurrre es que cada vez hay menos actores en este juego financiero que pueden competir, con lo que, se quiere o no, la oferta se resiente.

Comentarios

Entradas populares