Kuroda ve el fantasma de la crisis de los 80 en Latinoamérica por la Fed

El gobernador del Banco de Japón traza un paralelismo entre la situación actual, con la Fed subiendo tipos de interés, y la crisis de deuda latinoamericana de los años 80, cuando la región sufrió impagos por un elevado endeudamiento, al que se sumó la apreciación del dólar, que aumentó el peso de la deuda denominada en esta divisa.

Durante su participación en un seminario, Haruhiko Kuroda, máximo responsable de la política monetaria japonesa, ha destacado hoy el riesgo de que Latinoamérica sufra debilidad, por las deudas en dólares que acumulan los países de la región, según recoge el grupo Dow Jones. El gobernador del Banco de Japón considera que estos pasivos en la divisa norteamericana suponen una fragilidad para la región que "no debería pasarse por alto", recordando los problemas que se vieron hace casi 4 décadas.
Entonces, en los inicios de los 80, los países latinoamericanos sufrieron unos años muy complicados ante los impagos que sufrieron por su elevada exposición a deuda en dólares. Estancamiento económico, frenazo del comercio, aumento del desempleo... una combinación que, además, contribuía a aumentar el problema de por sí, ya que la mala situación y el miedo propició que aumentase la venta de las divisas locales de la región, haciendo que la deuda en dólares todavía pesase más sobre sus hombros, empeorando la situación. Estos son viejos fantasmas que podrían volver a resurgir, según el economista japonés.
No hay que olvidar que algunos de los países latinoamericanos están entre las naciones que más pasivo en dólares acumulan del mundo. Entre Argentina, México y Brasil acumulaban en torno a 170.000 millones de dólares en deuda en esta divisa, según datos del año 2015. Sólo Argentina contaba entonces con 100.000 millones en este sentido, en torno a un 20% de su PIB.
El casi 38% de revalorización que ha experimentado el dólar estadounidense frente al peso argentino desde diciembre de 2010, cuando la Fed subió tipos por primera vez desde 2006, es una carga adicional al peso del pasivo en el país. En el mismo periodo el peso mexicano ha perdido casi un 14% frente al dólar. Sin embargo, el real brasileño escapa de esta situación, ya que, durante estos 2 años se ha revalorizado más de 20%, gracias, en parte, a la reestructuración que está llevando a cabo el país.

Ahora, teniendo en cuenta que todo apunta a que la Fed va a continuar subiendo los tipos de interés -las probabilidades que maneja Bloomberg para que lo vuelva a hacer en la reunión de junio son ahora del 100%-, esta situación podría empeorar, teniendo en cuenta que más tipos suelen venir acompañados de una revalorización de al divisa estadounidense. De hecho, el consenso de mercado que recoge la agencia espera que la moneda norteamericana se revalorice, de aquí a final de año, un 1,9% frente al real brasileño, más del 4% frente al peso mexicano, y más del 10% frente a la divisa argentina.

Comentarios

Entradas populares