Falta de talento digital: entre el reto y la oportunidad de empleo

España padece aún el drama del desempleo y, sin embargo, hay cientos de miles de perfiles en el sector de las Tecnologías de la Información que no se pueden cubrir por falta de talento. «¿Dónde encontramos toda esa gente?, se pregunta Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo. «¿Acaso los cogemos en la competencia?». Son algunas de las paradojas e incertidumbres que salieron a la luz este lunes durante el debate abierto con motivo de la presentación de un informe sobre 17 de las profesiones del futuro (www.infoempleo.com/empleo-it). Una guía práctica con la que Infoempleo y Deloitte pretenden mayor implicación de todos en el proceso hacia la cuarta revolución industrial.



Según la Agenda Digital de la UE, la demanda de perfiles vinculados a las Tecnologías de la Información experimentará en todo el planeta un incremento del 9,3% hasta 2020. El sector va a necesitar, pues, 900.000 profesionales más a nivel global. En España, harán falta más de 100.000. Pero el número de personas que se especializarán en este área no crece de forma proporcional a esa demanda. «Gran parte de las contrataciones en el futuro tendrán lugar en áreas tecnológicas, es el gran nicho de empleo, pero lo cierto es que a día de hoy no existen los profesionales con las competencias que las empresas requieren», advierte Guelbenzu. Esto supone un riesgo, pero también una oportunidad de empleo.

Desde niños
¿Cuál es el reto? «Inculcar sobre todo en las nuevas generaciones la ilusión por liderar la expansión digital», coinciden los expertos. Tarea nada fácil, porque el buque insignia de la revolución 4.0 es Ingenierías y en los últimos doce años la vocación por esta carrera universitaria en España ha descendido entre un 10 y un 11%.

En opinión de Sara Gómez, consejera de la Real Academia de Ingeniería, cada vez hay menos niños inclinados a cursar esta especialización. «Hablamos de Revolución 4.0 y no hay profesionales que la lideren», lamentó. «Los caladeros se están agotando». Una de las razones de la escasez de expertos en el sector de las Tecnologías de la Información es la baja retribución, inferior a la media europea. La ecuación esfuerzo/recompensa no encaja en las nuevas generaciones, cada vez más pragmáticas, alerta la consejera de la Real Academia de Ingeniería.

«Estamos rodeados de tecnología y, sin embargo, no sabemos quién la hace», lamenta. Los chicos son precoces en el uso de móviles y tablets, de aplicaciones... pero, después, no tienen interés en liderar la expansión digital.

Pese a todo, se muestra «esperanzadora», aunque «hay cosas que se deben cambiar para optimizar el proceso de digitalización». Por ejemplo, la formación, inculcar a los niños, desde los nueve años, la ilusión por la ingeniería. Además, «los planes de estudios de las universidades españolas tienen una rigidez incompatible con la rapidez que exigen las empresas, por lo que es necesario un contacto mucho mayor entre las instituciones educativas y las compañías, para adaptar las competencias que se imparten a las que se exigen». En otros tiempos, un error provocaba la bronca del profesor. Esto ya no es válido. «De los errores se aprende». «El futuro es la ingeniería como generador de empleos».


Pero, entretanto, ¿cómo suplir la falta de expertos cuando la expansión digital avanza a velocidad de vértigo? Eduvigis Ortiz, directora global de Alianzas e Innovación en Ciberseguridad de Prosegur, apuesta por aprovechar el talento innato. «Hay gente muy hábil en informática, porque está desde pequeño en ello. Merece la pena contratarla, pero Recursos Humanos pide certificaciones, títulos, y tenemos que renunciar a ese talento. Deben tenerlo en cuenta».

Comentarios

Entradas populares